Menú Cerrar

Experiencias conjuntas

En la vida cotidiana hay multitud de situaciones sociales en las que los participantes realizan una serie de operaciones más o menos establecidas, breves ceremoniales que dan una cierta relevancia a ese momento. Por ejemplo, en un cumpleaños se saca la tarta, se encienden las velas, se pide el deseo y se sopla. Luego se canta, se aplaude, etc. En fin de año, se toman las uvas al son de unas campanas en un momento muy preciso (la media noche). En los deportes, se escucha el himno de los países o de los clubes participantes y la gente que asiste al evento va coreando su himno, etc.

En el seno de las religiones también se han establecido multitud de ceremoniales que han buscado producir una determinada experiencia en los participantes y en los asistentes que lo presenciaban: matrimonios, bautizos, etc., propiciaban un cambio de situación ante la comunidad.

Proponemos algunas experiencias conjuntas a realizar en grupo (no hace falta que se tan numeroso como este… 😉

Ceremonia-de-Pedidos v2

Pedido de Bienestar

Esta ceremonia pone de manifiesto un cierto mecanismo de “buenos deseos” o “buenas intenciones” con los que nos expresamos casi espontáneamente y con mucha frecuencia. Decimos: “que tengas un feliz día”, “que cumplas muchos y buenos años”, “que salga bien tu prueba” o “que superes la dificultad actual”, etc. Es claro que en esta ceremonia se hacen los “Pedidos” desde una buena disposición mental en la que se enfatizan los registros afectivos intensos. El “Pedido” de beneficios para otros, realizado en las mejores condiciones, nos ubica en una posición mental en la que nos predisponemos para dar las ayudas necesarias, que además, mejoran nuestras direcciones mentales fortaleciendo en nosotros las posibilidades de comunicación con los demás.

54e8d1444f52a414ea89837cc3202a7f1039d6e35557754070_1920

Se realiza a pedido de un conjunto de personas. Los partícipes, en lo posible, están sentados. Oficiante y Auxiliar de pie.


Auxiliar. Aquí estamos reunidos para recordar a nuestros seres queridos.
Algunos de ellos tienen dificultades en su vida afectiva, en su vida de relación, o en su salud. Hacia ellos dirigimos nuestros pensamientos y nuestros mejores deseos.


Oficiante. Confiamos en que llegue hasta ellos nuestro pedido de bienestar.
Pensamos en nuestros seres queridos; sentimos la presencia de nuestros seres queridos y experimentamos el contacto con nuestros seres queridos.


Auxiliar. Tomaremos un corto tiempo para meditar en las dificultades que padecen esas personas…


Se da unos pocos minutos para que los concurrentes puedan meditar.

Oficiante. Quisiéramos ahora hacer sentir a aquellas personas, nuestros mejores deseos. Una oleada de alivio y bienestar debe llegar hasta ellas…


Auxiliar. Tomaremos un corto tiempo para ubicar mentalmente la situación de bienestar que deseamos a nuestros seres queridos.


Se da unos pocos minutos para que los concurrentes puedan concentrar su mente.


Oficiante. Concluiremos esta ceremonia dando la oportunidad, a quienes así lo deseen, de sentir la presencia de aquellos seres muy queridos que, aunque no están aquí en nuestro tiempo y en nuestro espacio, se relacionan
con nosotros en la experiencia del amor, la paz y la cálida alegría…


Se da un corto tiempo.


Oficiante. Esto ha sido bueno para otros, reconfortante para nosotros e inspirador para nuestras vidas. Saludamos a todos inmersos en esta correntada de bienestar, reforzada por los buenos deseos de los aquí presentes.

Protección

Concurren Oficiante, Auxiliar, familiares y conocidos de los niños a quienes está dedicada. Las explicaciones sobre formalidades y significados se van dando a lo largo del desarrollo de esta ceremonia de cambio de estado.

jamie-taylor-kTXEJSt1ruo-unsplash

Ceremonia de participación individual o colectiva. Todos de pie. Oficiante y Auxiliar frente a los niños y éstos, rodeados por los concurrentes.

Auxiliar: Esta ceremonia tiene por objeto dar participación a los niños en nuestra comunidad.

Desde antiguo, los niños han sido objeto de ceremonias tales como bautismos, imposiciones de nombre, etc. Mediante ellas se ha reconocido el cambio de situación, el cambio de etapa en el ser humano.

Existieron y existen ciertas formalidades civiles mediante las cuales se hace constar el nacimiento, el lugar en que el hecho se produjo, etc. Pero la trascendencia espiritual que acompaña a una ceremonia de este tipo, nada tiene que ver con la frialdad de las constancias escritas sino que está ligada al júbilo de los padres y de la comunidad, al ser presentados los niños públicamente.

Esta es una ceremonia mediante la cual el estado de los niños cambia al convertirse en partícipes de una comunidad que se compromete a hacerse cargo de ellos en caso que desafortunadas circunstancias los dejaran desvalidos.

En esta ceremonia se pide protección para los niños y la comunidad los acoge como a nuevos hijos.

Pasado un tiempo, el Oficiante se dirige amablemente a los presentes.

Oficiante: Pedimos protección para estos niños.

Auxiliar: Los acogemos con júbilo y nos comprometemos a darles protección.

Oficiante: Elevemos ahora nuestros mejores deseos… ¡Paz y alegría para todos!

Impone amablemente una mano sobre la cabeza de cada niño y lo besa en la frente.

Oficio

Se trata de una experiencia que utilizando algunos recursos de relajación, al poco tiempo va dando lugar a un conjunto de imágenes visuales y cenestésicas que, finalmente, toman el carácter de una “forma esférica” en movimiento capaz de liberar la Fuerza.

En un momento se cita un Principio o pensamiento de La Mirada Interna como tema de meditación. Finalmente, se realiza un Pedido en dirección a lo que cada cual experimenta como su “necesidad” más profunda.

fuu-j-r2nJPbEYuSQ-unsplash

Se realiza a pedido de un conjunto de personas.

Oficiante: Mi mente está inquieta.

Conjunto: Mi mente está inquieta.

Oficiante: Mi corazón sobresaltado.

Conjunto: Mi corazón sobresaltado.

Oficiante: Mi cuerpo tenso.

Conjunto: Mi cuerpo tenso.

Oficiante: Aflojo mi cuerpo, mi corazón y mi mente.

Conjunto: Aflojo mi cuerpo, mi corazón y mi mente.

En lo posible, los concurrentes están sentados. El Auxiliar se pone de pie y cita un Principio o pensamiento de La Mirada Interna de acuerdo a las circunstancias, invitando a la meditación sobre el mismo. Pasan unos minutos y, finalmente, el Oficiante de pie lee lentamente las frases siguientes, deteniéndose en cada una de ellas.

Oficiante: Relaja plenamente tu cuerpo y aquieta la mente…

Entonces, imagina una esfera transparente y luminosa que bajando hasta ti, termina por alojarse en tu corazón…

Reconocerás que la esfera comienza a transformarse en una sensación expansiva dentro de tu pecho…

La sensación de la esfera se expande desde tu corazón hacia afuera del cuerpo, mientras amplías tu respiración…

En tus manos y el resto del cuerpo tendrás nuevas sensaciones…

Percibirás ondulaciones progresivas y brotarán emociones y recuerdos positivos…

Deja que se produzca el pasaje de la Fuerza libremente. Esa Fuerza que da energía a tu cuerpo y mente…

Deja que la Fuerza se manifieste en ti…

Trata de ver su luz adentro de tus ojos y no impidas que ella obre por sí sola…

Siente la Fuerza y su luminosidad interna…

Deja que se manifieste libremente…

Auxiliar: Con esta Fuerza que hemos recibido, concentremos la mente en el cumplimiento de aquello que necesitamos realmente…

Invita a todos a ponerse de pie para que efectúen el Pedido. Luego transcurre un tiempo.

Oficiante: ¡Paz, Fuerza y Alegría!

Conjunto: También para ti, Paz, Fuerza y Alegría.

Imposición de manos

Se trabaja con el registro de la Fuerza de un modo más directo que en el Oficio. No se apela a la evocación ni registro de la esfera. Tampoco se lee un Principio ni se sugiere algún tema de meditación. Se mantiene un Pedido en la misma mecánica del Oficio.

saleta de Sants foto perfil

Se realiza a pedido de una o varias personas. Oficiante y Auxiliar están de pie.

Oficiante: Mi mente está inquieta.

Conjunto: Mi mente está inquieta.

Oficiante: Mi corazón sobresaltado.

Conjunto: Mi corazón sobresaltado.

Oficiante: Mi cuerpo tenso.

Conjunto: Mi cuerpo tenso.

Oficiante: Aflojo mi cuerpo, mi corazón y mi mente.

Conjunto: Aflojo mi cuerpo, mi corazón y mi mente.


Oficiante y Auxiliar se sientan, dejando transcurrir un tiempo. El Oficiante se pone de pie.


Oficiante:
Si quieres recibir la Fuerza debes comprender que en el momento de la Imposición comenzarás a experimentar nuevas sensaciones. Percibirás ondulaciones progresivas y brotarán emociones y recuerdos positivos. Cuando eso ocurra, deja que se produzca el pasaje de la Fuerza libremente…

Deja que la Fuerza se manifieste en ti y no impidas que ella obre por sí sola…

Siente la Fuerza y su luminosidad interna…

Deja que se manifieste libremente…

Pasado un tiempo, el Auxiliar se pone de pie.

Auxiliar: Quien desee recibir la Fuerza, se puede poner de pie.

El Auxiliar invita, de acuerdo al número de los concurrentes a permanecer de pie al lado de los asientos o a formar un círculo alrededor del Oficiante. Pasado un momento, el Oficiante comienza la imposición. El Auxiliar, si es el caso, facilita los desplazamientos de los partícipes y, ocasionalmente, acompaña a algunos hasta sus asientos. Terminada la Imposición, se da un tiempo de asimilación de la experiencia.

Auxiliar: Con esta Fuerza que hemos recibido, concentremos la mente en el cumplimiento de aquello que necesitamos realmente, o bien concentremos la mente en aquello que alguien muy querido, necesita realmente.

Invita a todos a ponerse de pie para que efectúen silenciosamente sus pedidos. En ocasiones, alguno de los concurrentes formula un Pedido para alguien presente o ausente.

Transcurre un tiempo.

Oficiante: ¡Paz, Fuerza y Alegría!

Conjunto: También para ti, Paz, Fuerza y Alegría.